MANOLO DÍAZ

EL "SEXTO BRAVO"

BIOGRAFÍA:  Manolo Díaz  nació en Oviedo en 1941. Vivió en la Casa Blanca de Uría. Con tan sólo siete años de edad ingresó en el Conservatorio de Música y Declamación de Madrid, donde estudió solfeo y piano. En 1960 entra a formar parte como guitarra solista del grupo de pop-rock Los Sonor y más tarde de Los Polaris.

- Con Alain Milhaud contribuye a la creación en el año 1966 del grupo Los Bravos , para los que escribe ocho de las diez canciones de su primer álbum Black is Black  Más adelante como director artístico del sello discográfico Acción, crea el grupo Aguaviva con el que produce tres álbumes, con canciones sobre poemas de Rafael Alberti, Federico García Lorca, Blas de Otero, Cesar Vallejo, Nazim Hitmet, León Felipe, Gabriel Celaya y con música de Manolo Diaz.  Representa a España en el Festival Mundial de la Canción de Río de Janeiro con la canción El Pobre, de su autoría.

 

- En 1977  es nombrado director internacional y un año después, director artístico europeo de CBS Records, desde donde planifica y desarrolla el marketing de artistas como Nina Hagen, Miguel Bosé, Humberto Tocci, Julio Iglesias, Rafaella Carrá, etc.

- En 1981 CBS Records le ofrece el puesto de vicepresidente de Operaciones Creativas para América Latina, con base en Miami. Desde aquí trabaja con artistas como Roberto Carlos, Chayanne, Simone, Los Panchos, Vicente Fernández, etc.

- En 1985 es nombrado presidente de CBS España y dos años más tarde de Portugal también. Aquí trabaja con Ana Belén, Víctor Manuel, Mocedades, Luis Cobos, Azúcar Moreno, Lluis Llach, etc. Como consecuencia de la adquisición de CBS Records por la compañía japonesa Sony, Manolo Díaz se convierte en la máxima autoridad de Sony en Europa.
- En 1992 regresa a Miami contratado por Polygram que lo nombra presidente para América Latina. En 1998 Manolo Díaz es elegido para administrar la integración de las compañías MCA Records y Polygram.

- En el año 2001 Manolo Díaz decide abandonar el mundo corporativo, dejando Universal Music y creando su propia empresa de consultoría de las industrias del entretenimiento, Mad Music.

- En el año 2002, Manolo Díaz es elegido presidente de la Academia Latina de las Ciencias y las Artes de la Grabación, la organización con base en EE. UU. que concede los premios Grammy.


A propuesta de la organización del concurso musical Rumbo a la Fama, el Pleno del Ayuntamiento de Oviedo, en reconocimiento a su brillante y dilatada carrera profesional, el 8 de agosto de 2003 aprobó el nombre de «Manolo Díaz» para designar una vía del municipio ovetense, acordándose que ésta fuese la plaza sita a la altura de la calle San Lázaro, nº 19.
El día 14 de septiembre de 2007, Manolo Díaz, entonces presidente de la discográfica EMI para América Latina y responsable del mercado latino de Estados Unidos, dio en su querido Oviedo natal el pregón de las fiestas de San Mateo.
En junio de 2008 da por finalizado su compromiso con EMI, para dedicar más tiempo a su familia y asuntos propios.
 

FUENTES: Ayuntamiento de Oviedo – Concurso Rumbo a la Fama — www.VivirAsturias.com.
 

Canciones que compuso para Los Bravos:

No sé mi nombre, Quiero gritar, Una flor corté, Recopilación, Stop that girl (La parada del autobus), Don´t be left out in the cold, Baby baby, Make it easy for me (Don Felipón), You won´t get far (La primera amistad), Baby belive me (La moto), Los chicos con las chicas, Te quiero así, El loco soy yo, Dime dónde estoy, Baby I love you, La juventud tiene razón "Dirty Street", Como Superman)

 

VIDEO DEL HOMENAJE QUE LE HICIERON EN EL PROGRAMA

RUMBO A LA FAMA

 

ENTREVISTA DEL DIARIO EL MUNDO EN 26 DE MAYO DEL 2005

MANOLO DIAZ / PRESIDENTE DE EMI EN ESPAÑA

'Para seducir hay que estar muy al día'

CON MUCHA CARA / «Vivo igual que cuando ganaba 20 veces menos» / «A muchos nos gusta Julio Iglesias y es cierto que no comentamos que compramos sus discos» / «Voy a la Fnac, al Corte Inglés y a Carrefour para ver qué discos mira y compra la gente» / «¡No me gusta nada oír mis canciones!» / «En Miami comía cocido madrileño todos los miércoles»

ISABEL LONGHI-BRACAGLIA

Fíjense en él... Un poco más. ¿No les suena? Igual si les cantara eso de «Quiero una motocicleta que me sirva para correr». Es su autor. Como de Rufo el pescador, que cantaba Massiel, y muchas canciones más de la época. Porque en los 60, este caballero encantador y coquetísimo, al que aún le brillan los ojos cuando habla de música, se dedicó a componer, cantar y ¡criticar a las discográficas! Lo que es la vida: hoy es presidente de EMI en España y Portugal.Eso después de haberse pasado 17 años fuera del país, en la cúpula de la industria. ¿Otro soñador vendido al sistema?
Respuesta.- En el fondo sí, visto con perspectiva es así. Pero el sistema que criticaba también ha cambiado muchísimo.
P.- Pues las dicográficas siguen teniendo muy mala fama...
R.- No deberían tenerla. Aunque es verdad que ahora están demasiado regidas por los aspectos económicos.
P.- Oiga, y con su estatus, ¿ha descubierto para qué sirve el dinero?
R.- Pues para nada, una vez que tienes lo suficiente para vivir.Y vivo exactamente igual que cuando ganaba 20 veces menos, que era poquísimo. Como decía mi madre: no es rico el que más tiene, sino el que menos necesita.
P.- De momento ya se permite usted venir al despacho sin corbata...
R.- Eso no es por dinero, aquí el que menos gana tampoco la usa.Es una ventaja del negocio, no queremos sentirnos muy lejos estéticamente de los artistas.
P.- ¿Qué es capaz de hacer por un fichaje?
R.- Muchas cosas, intento seducir al artista. Aunque respeto mucho la desconfianza de los artistas, tienen una intuición animalística.He llegado a viajar desde Miami a Río de Janeiro a comer con un artista y luego volver y pasar la noche en el avión.
P.- ¿Quién era?
R.- Prefiero no decirlo porque no está en nuestra compañía (risas).
P.- Si viene a casa y ve un disco pirateado...
R.- No compraría más su periódico (risas)... No, en serio, es que lo odio, me indigna.
P.- Pues hay algo mucho peor: tengo un disco de Julio Iglesias...
R.- Hombre, eso está bien siempre que lo haya comprado y no sea pirata.
P.- ¿Y por qué será que con todo lo que vende este señor nadie dice que le gusta?
R.- A mucha gente nos gusta y es cierto que no comentamos que hemos comprado sus discos, pero el hecho de haberlo comprado es lo que realmente significa que gusta.
P.- Usted porque es su amigo...
R.- Cuando en CBS me dieron su promoción en Italia, lo llamaban Yulio Inglesias. Tuve que hacer una gran labor de comando porque la propia CBS estaba contra él.
P.- Y cuando escucha ahora sus propias canciones de los 60...
R.- ¡No me gustan nada! Jajaja... Es todo tan anticuado e ingenuo, están llenas de ripios, son un poco cutres, no me gusta nada oírme.
P.- ¿Qué es más importante la letra o la música de una canción?
R.- Curiosamente se da más importancia a la música porque es más mágica. Pero las que mejor letra tienen son las que más éxito tienen.
P.- Pero si la mitad de los que compran discos en inglés no entienden la letra...
R.- Es cierto, pero me refería a la canción en español. El mejor modo de competir de los artistas españoles es justamente con la letra.
P.- Qué le hubiera gustado escribir...
R.- Every breath you take.
P.- ¿Va a la Fnac a ver qué se vende?
R.- Sí, sí, y al Corte Inglés y a Carrefour. Me quedo mirando a la gente para ver qué discos mira y cuáles compra, espío disimulando, me compro alguno para que no me pillen.
P.- Recomiende un disco para seducir...
R.- Para seducir hay que estar muy al día, yo lo intentaría con el disco de Chemical Brothers, Cold Play...
P.- Aproveche para promocionar si eso...
R.- No voy a recomendar a uno de la competencia, jajaja, aunque hay gente buenísima.
P.- Veamos, ¿quién es el mejor artista español en este momento?
R.- Para mí, Joan Manuel Serrat, es un artista completo y con una carrera perfecta.
P.- La suya tampoco está mal, ¿qué tal de vuelta en Madrid?
R.- He ganado millones de cosas. Entre otras, caminar, que me encanta. Vengo andando al trabajo porque me he alquilado un apartamento cerca, así que no uso coche. Viniendo de EEUU, que no tiene aceras, eso es importante. Y mire las vistas a la Gran Vía que tengo.
P.- Y la comida, ¿cómo sobrevivió allí?
R.- Descubrí en Miami un chigre que pertenece a una pareja de Gijón, un sitio muy cutre al que todos los miércoles iba con el cónsul español, Danny Daniel y con Ramón Arcusa para comernos un cocido madrileño todos los miércoles.
P.- ¿Nada de contrabando en su haber?
R.- Sí, intenté pasar chorizo y jamón, pero me lo requisaron, y eso que embadurnaba el plástico de perfume para confundir a los perros. Ése es otro de los placeres que he recuperado al volver.
 

ENTREVISTA

MANOLO DIAZ PREGONERO EN OVIEDO EN LAS FIESTAS DE SAN MATEO 2007

 

-¿Cómo se enteró de que iba a ser el pregonero?
-Me lo pidió el alcalde en mayo, pero hasta hace un mes no pude decir que sí. Tenía que asegurarme de que el 14 de setiembre podía estar en Oviedo. Investigué, pedí autorización y finalmente podré ir.
-¿Cómo se siente?
-Es un honor y un privilegio poder hacerlo. Como ovetense estoy muy contento. Siento un gran amor por mi ciudad natal. Mi madre y mi abuela también nacieron allí y Oviedo es una parte muy importante de mi vida.
-Aunque lleva casi 20 años fuera de España.
-Cuando era pequeño nos fuimos a Madrid, pero entonces las vacaciones eran muy largas y los tres meses de verano los pasábamos en Oviedo. También nos escapábamos corriendo en Navidad y Semana Santa. Mi relación con esta ciudad es completamente lúdica. Nos dedicábamos a correr por el Naranco y por el Campo San Francisco. Tengo unos recuerdos fantásticos, fui un privilegiado.
-¿Ya sabe de qué va a hablar a los ovetenses?
-Todavía no he tenido tiempo parar preparar el guión. Pero no tendré más remedio que hablar de mis vivencias y, como estoy ligado al mundo musical, de determinados aspectos culturales que en Oviedo han crecido mucho. Siempre he pensado que es una ciudad muy culta, pero ahora es más obvio: tiene dos orquestas sinfónicas, a los príncipes y unas calles que parecen una galería de arte, llenas de esculturas.
-Entonces se centrará en sus recuerdos.
-En los años 40, 50 y 60. Yo nací en el 41 y los tengo muy bonitos. Hablaré de la gente y de lo que hacíamos en Oviedo que ahora no se hace. Nos íbamos al paseo de los Álamos y nos pegábamos las tardes caminándolo de un lado a otro sin parar. Estábamos como obsesionados por la caminata. Lo recorríamos como 50 o 60 veces.
-¿Para ponerse en forma?
-No, era una especia de erótica porque de lo que se trataba era de cruzar la mirada con una chica. Tenía un encanto y una ingenuidad increíble. Era muy peculiar y hoy lógicamente ha desaparecido.
-Se fue pequeño de Oviedo.
-Sí, cuando tenía tres o cuatro años mi padre se fue a Madrid para trabajar, pero siempre pasábamos grandes temporadas aquí. Más tarde lo empezamos a compartir con la playa, con Gijón y Luanco, donde todavía seguimos veraneando.
-Tiene una buena memoria.
-Y sobre todo amigos. Mis amigos de la infancia son de Oviedo: Ramón Sánchez Ocaña, Rodrigo Uría, que se ha muerto hace poco, Gabriel Santullano Con los amigos de Madrid sólo compartía el colegio, en Oviedo eran todo divertimentos y enamoramientos. Tuve una relación muy fuerte con el Naranco y el Campo. Subía constantemente a la cima del Naranco por un atajo que se llamaba 'El plano', que era un camino que habían construido para bajar con vagonetas el mineral de una mina. Salía de mi casa por la mañana y no volvía hasta la noche.
-A la calle Uría.
-Vivíamos en el número 13, en la Casa Blanca, que la construyó mi abuelo que era marmolista. Tiene una torre art decó que se parece a las de Nueva York. Ahora está encerrada como consecuencia de diversos crímenes urbanísticos. A la derecha estaba la Escuela Normal y a la izquierda un palacete. Donde El Corte Inglés, que tiene un edificio bastante feo para mi gusto, estaba el Palacio de los Tartiere, con un bosque precioso alrededor, pero todo desapareció.
-Después de Madrid se fue a Estados Unidos.
-La primera vez que vine aquí fue en el 78, viví durante cuatro años y volví a Madrid. En el 92 volví a Estados Unidos hasta 2004 y ahora he vuelto en abril, soy presidente de EMI para América Latina. Es una misión que no debe ser muy larga porque tengo ganas de ir a España. Estuve dos años en Londres, otros cuatro en París, cuatro más en Suiza y dos en África Occidental. Soy un verdadero gitano, un zíngaro, pero me siento bien en todos los lados.
-¿Siempre viajó por trabajo?
-Sí, pero también porque tengo el deseo de viajar y conocer otras culturas. Podría haberlos rechazado y quedarme en España, donde nunca me faltó el trabajo, pero me parecía una suerte aprender otros idiomas y conocer eso que dicen que nos diferencia de los demás, aunque al final no nos separan tantas cosas.
-Y ha ayudado a sus paisanos.
-He trabajado con Luz Casal, Joaquín Pixán, Melendi, Nacho Vegas, Tina Gutiérrez, que ha grabado un disco con canciones mías Pero casi han hecho ellos más que yo por ellos al confiar en mí. Cuando Nacho Vegas tocó al alimón con Bunbury Todos me hicieron un favor porque son grandes artistas. Lo mismo pasa con Luz Casal, nos hemos hecho muy amigos y eso es un honor y un privilegio para mi. Siempre acabamos tomando unas sidras. Al final tengo mucho más que ver con ellos que con Leonard Cohen, Bon Jovi, Michael Jackson o Raffaela Carrá con los que he trabajado.
-¿Cuándo vendrá a Oviedo?
-Un par de días antes del 14 para no estar muy dormido con eso de los cambios horarios.
-¿Se quedará a las fiestas?
-No porque tengo mucho que trabajar. El 15 por la noche tendré que ir a Madrid para el 16 coger un avión. Tengo mucho trabajo, pero pronto estaré de vuelta en Oviedo. Espero que esta aventura no dure mucho porque tengo muchas ganas de estar cerca de mi tierra y de mi gente porque parece que soy, como dice la canción de los Beattles 'Un hombre de ninguna parte' y al final es mentira, yo soy asturiano.
-¿Vendrá a vivir a Asturias?
-Puede que a Madrid. Me gusta la ciudad y creo que puedo tener oportunidades profesionalmente. Pero no descarto nada. Tengo casa en Luanco y vivir en Asturias en un privilegio. La gente de Oviedo, además está flaca y guapa porque caminan, no como los americanos. Y a mi me encanta caminar.
 

 

ALGUNOS DE SUS DISCOS

        

        

MANOLO DÍAZ ENSALZA A SU CIUDAD, OVIEDO, EN SU PREGÓN DE SAN MATEO

Querida Oviedo:

No sabes como me emociona que me hayas pedido que venga a verte, después de tantos años sufriendo la carencia de tu aroma, de tu encanto, de tu elegancia, de tu sabiduría, y de las convexidades y concavidades de tu irresistible belleza.

Oviedo, amor mío, no sé como agradecerte que me hayas concedido el privilegio de anunciar el inicio de tus fiestas de San Mateo, precisamente a los 66 años de permitirle a mi santa madre darme a luz en la Casa Blanca de tu principal arteria, la calle Uría, y precisamente en el año 2007, en el que tristemente se apagaron las intensas luces que proyectaban sobre el mundo de la cultura el español y asturiano Rodrigo Uría, el sueco Igmar Bergman y el italiano Michelangelo Antonioni. Menos mal que tu magnetismo nos regaló, este verano, la presencia en tus calles, con sus cámaras y sus luces, del genial Woody Allen, cuya vida guarde Dios muchos años.

Ayer, cuando regresaba de las Américas, los recuerdos se agolpaban en mi mente, impacientes pero precisos. Y creerás que exagero si te digo que me acuerdo perfectamente del día en que me bautizaste en la iglesia de San Juan el Real. ¿Cómo podría olvidar mi entrada, en brazos de mi abuela materna, Carmen Álvarez Rey, en ese templo, brillante provocación estética que tiene su principal fachada en ángulo con todo lo que la rodea?

Oviedo, amor mío, esas cosas no se olvidan.

Sería como no acordarse de la nerviosa campana de la Estación del Norte, anunciando que el tren expreso procedente de Madrid acababa de pasar por la estación del Caleyu; o de los éxitos del equipo de jockey sobre patines de Chocolate La Cibeles, en el que destacaba la destreza de mi primo Lalo Covisa.

Sería como si de mi memoria hubiese desaparecido la férrea mano de mi abuelo Ramón Martínez Cabal que, como esculpida por Berrocal, me llevaba desde su Casa Blanca, diseñada por Manuel del Busto, hasta su marmolería en la calle Milicias; o como haber olvidado las subidas a la Cuesta del Naranco por "el plano", aquel atajo que las desaparecidas vagonetas de una mina de hierro habían dejado para uso de los que, como mis amigos Íñigo y Alfonso Vigón, mi hermano José Ramón y yo, siempre teníamos mucha prisa por llegar al Pico del Paisano.

Sería como no recordar los brillantes recitales de chistes en el Paseo de los Curas a cargo de Ramón Sánchez Ocaña, hoy formidable policía de la salud de todos los españoles; o los largos viajes en bicicleta a Covadonga con mi amigo Gabriel Santullano

Sería como haber olvidado las interminables idas y venidas, al atardecer, por el Paseo de los Álamos del Campo de San Francisco, compensadas con creces cuando mi mirada se cruzaba con la belleza de Irene Martínez HombreÉ

Y es que, Oviedo, amor mío, esas cosas no se olvidan.

Como sabes, mi dedicación a la música y mi curiosidad por las otras culturas que pueblan el planeta, me alejaron de España durante 28 años. Como Presidente de los Premios Latin Grammy y desde puestos de responsabilidad en las más grandes corporaciones musicales trabajé con muchos de los mejores artistas del mundo.

Permíteme nombrar solo a Los Bravos, Astrud Gilberto, Julio Iglesias, Pablo Milanés, Plácido Domingo, Nina Hagen, Aguaviva, Caetano Veloso, Juanes, Miguel Bosé, Georges Moustaki, Juan-Luis Guerra, Lluis Llach, Carlos Vives, Nana Mouskouri, Coldplay, Leonard CohenÉ

Pero ¿sabes con quien ha sido un gran placer trabajar últimamente?, pues con Luz Casal, con Joaquín Pixán, con Hevia, con Tina Gutiérrez, con Nacho Vegas y con Melendi. Curiosamente con estos últimos, así como con David Castañón (formidable tenor ovetense en ciernes), además de la música comparto el gusto por la sidra.

Desde la lejanía, mi querida Oviedo, yo siempre te recuerdo intelectual y culta. A pesar de las dificultades de la época, en un mundo de hombres, mi madre y sus cuatro hermanas cursaron aquí estudios universitarios y además estudiaron la carrera de piano. En casa, todos los juegos eran pedagógicos, quizás porque no había dinero para otros.

Mis tías llegaron a inventarse el juego del Metro de Paris, ciudad que todavía no conocían. Era una especie de juego de la Oca sobre un plano mudo del ferrocarril metropolitano y subterráneo de esa ciudad y para mover ficha y avanzar había que saber el nombre de la siguiente estación. Años mas tarde, cuando finalmente fuimos a París, nos movíamos por su metro con más soltura que los propios parisinos.

Oviedo, amor mío, esas cosas no se olvidan.

Tú tienes una de las primeras universidades de Europa, que va a cumplir 400 años y hoy, bajo la dirección de ese rector de rectores, mi amigo Juan Vázquez, aquí, sin salir de Asturias, se puede estudiar Ciencias de la Educación, Derecho, Ciencias Económicas y Empresariales, Filología, Filosofía, Geografía e Historia, Ciencias, Geología, Química, Biología, Medicina, Psicología, Odontología, Enfermería y Fisioterapia, Ingeniería de Minas, Ingenierías Técnicas, Ingeniería Informática, Relaciones Laborales, Marina Civil, Magisterio, Trabajo Social, Turismo. Bueno, creo que terminaríamos mucho antes diciendo qué es lo que no se puede estudiar en la Universidad de Oviedo.

Y es que el futuro ha llegado y Asturias y toda España van a depender de la educación de sus nuevas generaciones.

Una formación que, teniendo en cuenta los nuevos desafíos, permita a nuestros jóvenes competir sin desventaja.

La medicina de la globalización, que era considerada hasta ayer por muchos economistas y políticos como la panacea del progreso (en un mundo más pequeño donde el mercado es el mundo) empieza a mostrar serias contraindicaciones y, bajo sus falsos axiomas, la mano de obra huye hacia latitudes donde los trabajadores carecen de derechos y son explotados sin limitaciones.

Ahora bien, nos guste o no, una cierta globalización ha venido para quedarse en nuestro planeta y sería un error ignorarla. Y en este mundo en permanente cambio que lideran las nuevas tecnologías, las sociedades que inviertan mas en una educación innovadora, donde la informática y el bilingüismo en lengua inglesa son estrellas, serán las que logren un mayor crecimiento económico en el futuro.

Pero Oviedo, amor mío, tu sabes mejor que nadie que la riqueza de un país es importante pero no lo es todo, y que lo recomendable es abogar por un progreso más justo que nos haga más felices a todos. Y si no, que se lo digan a los habitantes de esos riquísimos países, como Venezuela, Argelia, Libia, etc., donde una gran parte de la población vive en la más absoluta pobreza. Y es que hay que armonizar el desarrollo económico y cuantitativo con la protección del entorno y con la calidad de vida. Sí, pero la de todos.

Mi querida Oviedo, he de confesarte que desde que he vuelto a ti, me siento sorprendido y orgulloso. Sorprendido porque estas mas guapa que nunca, porque tus calles están mas limpias que muchos de los salones de las casas de los amigos bohemios que he dejado por el mundo y porque tus plazas parecen galerías de arte con esa colección de esculturas que lujosamente las embellecen. Precisamente ayer, cuando quise hacerle una foto a mi mujer delante de la escultura "El regreso de Williams Arrensberg" del genial Eduardo Úrculo, nos vimos obligados a hacer cola. Y es que tú, Oviedo, has conseguido que el gusto por la escultura pase de ser elitista a ser popular.

Y me siento orgulloso porque el gobierno, que tu población ha elegido, te mima y se ocupa día y noche de ti y de tus ciudadanos y ellos, según las encuestas, están felices de serlo y no te cambian por ninguna.

Orgulloso, porque acoges los famosos Premios Príncipe de Asturias que gozan de un prestigio mundial, compitiendo solo con los Nóbel y porque te veo preparada para las celebraciones que, en el año próximo, van a tener lugar bajo el titulo de Oviedo Doce Siglos y que van a servir para celebrar tu fundación como la ciudad más antigua de España y para conmemorar el 4º centenario de la creación de tu Universidad, entre otros aniversarios importantes.

Me siento orgulloso, porque tu campaña ecológica de recogida selectiva de residuos es la envidia de la ciudad de los EEUU donde resido y porque la construcción del Palacio de Congresos, diseñado por el numero uno de la arquitectura mundial, el español Santiago Calatrava, va a vestirte de lujo y va a crear un nuevo, dinámico y moderno centro que va a revitalizar aun mas tu atractivo urbano, tu actividad comercial, y tu magnetismo cultural.

Habiendo vivido de y para la música, es para mí imposible contener la emoción cuando aplaudo entusiasmado tu formidable Temporada de Zarzuela, tu ya clásica Temporada de Opera, tus Conciertos de la Sociedad Filarmónica, tus Jornadas Internacionales de Piano y Ciclo de Conciertos en el Auditorio Príncipe Felipe, tu Orquesta Sinfónica Ciudad de Oviedo, tu Joven Orquesta Internacional, tu Banda de Gaitas y tu Banda de Música. ¡Bravo!, ¡bravo! y ¡bravo!

Y es que, Oviedo, amor mío, como brillantemente subrayó, hace unos días tu Alcalde: "Si las ciudades tuviesen alma, la tuya sería musical"

Unidos todos por el amor a esta mágica ciudad, que es mujer, que es amante y que es madre, os invito a celebrar apasionadamente, pero con moderación, las fiestas de San Mateo de 2007. Y como dijo Buda, "hagamos con moderación, incluso la moderación".